Página 8 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2017
115
regencia del reino. Lo que también observamos, es que paulatinamente los
reyes se irán rodeando de un “Consejo Real”, en donde obtendrán
asesoramiento de los grandes del reino, aunque nunca la palabra del Consejo
Real sería mayor que la del rey.
Desde el reinado de Esteban I, y hasta la promulgación de la “Bula de
Oro” en 1222, durante el reinado de Andrés II, hay una continuidad
ininterrumpida de total control del monarca frente a los magnates del reino.
Desde mediados y finales del siglo XI, se viene además dotando a los
monasterios y obispados húngaros de gran número de prebendas,
exenciones fiscales, así como dominios inmensos
15
.
La nobleza surgió como un factor político durante el reinado de Andrés
II. Este monarca, había recaudado un elevado número de impuestos para
reclutar un inmenso ejército para unirse a las cruzadas
16
. Otra medida
impopular del monarca fue la cesión de numerosos territorios a la Orden
Teutónica en el sur de Transilvania, para la protección de la frontera con las
tribus cumanas, acción que enemisto al rey con la casta guerrera tradicional.
El rey al partir a Tierra Santa dejo el gobierno del reino en el obispo primado
de Hungría, Juan, obispo de Strzegom, cuyo gobierno fue nefasto. Así pues,
tras el retorno del rey, los nobles se rebelaron contra su autoridad y exigieron
del monarca la redacción de un documento donde se reflejara la concesión de
ciertas libertades del rey ante los grandes del reino, y esto es lo que dio lugar
a la promulgación de la “Bula de Oro” de 1222.
15
Por citar un ejemplo, en el año 1075 el rey Géza, dono al monasterio de San Benedicto de
Hron, en la actual Eslovaquia, un gran número de posesiones no solo aledañas a la abadía,
sino que la doto de diversos enclaves desde el actual centro de Eslovaquia hasta
Transilvania, en la actual Rumania. Como fuente: FEJÉR, György:
Codex diplomaticus
Hungariae Tom. I,
Regia Universitatis Hungaricae
,
Buda, 1829, pp. 428-439
16
Concretamente a la quinta cruzada, en donde recluto uno de los ejércitos cristianos más
grandes jamás enviados a Tierra Santa, si bien la participación del monarca húngaro
durante la cruzada fue nefasta.