Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Gaspar Martín Chí Góngora, 2017
133
que para deberían participar en alguna actividad en pro del bienestar común,
es decir desempeñar una actividad útil a la sociedad.
20
La persecución de vagos por aquellos años, no solo fue hacia adultos
sin oficio y malentretenidos, también se recogieron los niños huérfanos que
merodeaban por las calles pidiendo caridad para comer, y además fueron
recogidos temporalmente los párvulos que no pudieran ser alimentados por
sus padres,
21
siendo todos congregados en la casa de amparo.
22
También comenzaron a aplicarse medidas para vigilar el orden en los
almacenes de granos, para evitar el acaparamiento en tiempos de escasez.
Durante la escasez de 1804 los miembros del cabildo con el fin de controlar
los tumultos y que varios consumidores compren “tres o cuatro veces
dañando a sus vecinos necesitados” dispusieron que todos los lunes se
expendan setecientas cargas de maíz distribuidas en cinco lugares: en el
barrio de Santa Ana, Santiago, san Cristóbal y la Ermita y la alhóndiga. En el
caso del día jueves todos seguirán asistiendo a comprar a la alhóndiga.
23
20
“Bando del Gobernador Pérez Valdelomar, indicando recursos a los habitantes para cumplir
con lo ordenado sobre ocupaciones y oficios”, 21 de diciembre de 1800. AGEY, Colonial,
Bandos y Ordenanzas, vol.1, exp.7
21
“siendo molesto a este común la multitud de niños y niñas que vagan por las calles
mendigando, para enviarlos y hacerlos útiles animismos y a la sociedad, se acordó que los
señores regidores, se encarguen de recogerlos en las casas particulares, siempre que sus
padres no tengan con que alimentarlos” “sesión del 24 de enero de 1823”.CAIHY, Manuscritos,
Actas de cabildo del 5 de marzo al 30 de dic de 1822, y del 3 al 24 de enero de 1823,
Ayuntamiento de Mérida, libro 17, f.81v.
22
La casa de Amparo fue una institución de beneficencia dedicada recoger a los niños
huérfanos y desamparados, se les alimentaba e instruía en un oficio, con la finalidad de
hacerlos productivos y útiles a la sociedad. El 20 de mayo de 1822 se notificó a los alcaldes
auxiliares de los barrios de Mérida, se encargasen de recoger a los huérfanos que conozcan y
los entreguen al patrón de la casa de Amparo. La manufactura de textiles fue uno de los oficios
básicos realizados en esta institución, su producción satisfacía un mercado público.
Justamente en sesión de cabildo el 12 de julio de 1822, se acuerda, “se diga al patrón de la
casa de amparo solo se trabajen en ella por el director de los telares, géneros blancos por
haberse experimentado no tener salida los de colores " .CAIHY, Manuscritos, Actas de cabildo
del 5 de marzo de 1822 al 30 dic de 1822 y de 3 enero de 1823 al 24 de enero de 1823,
ayuntamiento de Mérida, libro 17, fs. 37, 77 y 77 v.
23
CAIHY, Manuscritos, Ayuntamiento de Mérida, Actas de cabildo del 1 de enero de 1804 al 29
de diciembre de 1805, libro 11, sesión del 1 de marzo de 1804, f.15.