Página 11 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Gaspar Martín Chí Góngora, 2017
134
Otra escasez registrada fue en julio de 1822 donde se hizo presente
en el mercado público. Como era costumbre los funcionarios del Cabildo se
reunieron y el regidor Vallado expreso “no teniendo de donde abastecerse de
este grano, el común perecería de hambre, si no se toman las medidas que
pusieran remedio al problema”.
24
La falta de granos provocó se amotinará la
gente frente a los almacenes de maíz, solicitando el preciado alimento
desesperadamente. Fue recurrente ante estos acontecimientos de desorden
social solicitar la intervención de cabos milicianos para vigilar, prevenir y
preservar el orden en el mercado público de granos. En los primeros meses
de 1823 las autoridades del cabildo meridano solicitaron al comandante
general del Estado don José Segundo Carvajal, enviará a los cabos de milicia
Pasos y Moguel, para “contener los tumultos que se experimentaban en los
almacenes de maíz".
25
En efecto en Mérida esporádicamente se presentó en los almacenes
de granos multitudes desesperadas por adquirir el preciado grano. Aunque
este comportamiento, no puedo interpretarlo con una simplista visión
espasmódica. Tampoco aseguro se trate de reclamo “moral”pues, es
complejo comprender ¿porqué algunos indios se amotinaron en el mercado
público, mientras otros murieron en silencio a las puertas de las iglesias, en
24
CAIHY, Manuscritos, Ayuntamiento de Mérida, Actas de cabildo del 4 feb al 31 dic de 1823,
libro 18, sesión del 17 de junio, fs. 65 y 66 v.
25
CAIHY, Manuscritos, Ayuntamiento de Mérida, Actas de cabildo del 4 feb al 31 dic de 1823,
ayuntamiento de Mérida, libro 18, Sesión del 26 de junio, fs.70 y 70v. Tal parece los motines,
fueron parte de la desesperación por adquirir grano, más que producto de un reclamo social.
Durante la escasez de 1834-1835, Waldeck explorador inglés que llegó a Yucatán, nos narra
mediante sus escritos, el panorama caótico en los almacenes de la ciudad de Mérida.
“diariamente acuden en la puerta de los almacenes de maíz (...) el pueblo urgido por el hambre,
se amontona cerca de las tiendas para obtener a doble precio de su valor del pan es el único
alimento(…) como las mujeres son las que van por las provisiones están en la mayoría de esos
grupos amenazantes; unas disputan y vienen a las manos, otras mas cuerdas toman
tranquilamente el lugar de las que se baten, la muchedumbre aumenta la puerta se abre, las
primeras filas son arrolladas por la retaguardia de los asaltantes y sucede a menudo que
desgraciadas mujeres son pisoteadas y pierden la vida en esas refriegas, son en verdad muy
desoladores esos espectáculos. Waldeck, 1996, p.139 Este viajero inglés, ha sido criticado por
los historiadores, por tender a exagerar sus narraciones y sucesos históricos, además de
comparar continuamente lo visto en Yucatán con su terruño. Precisamente por ello sus
crónicas son solo referenciales y no son tomadas como una fuente confiable y contundente.