Página 13 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Gaspar Martín Chí Góngora, 2017
136
los tiempos de hambre, pero, que los indios son tan holgazanes que aunque
lo necesiten para vivir, si a los mas no les compelen los caciques de sus
pueblos a sembrarlos, andan después hambreando (...)”.
29
La percepción cristiana sobre la holgazanería de los indios y su efecto
en la escasez de maíz, fue retomada por los gobiernos ilustrados de fines del
siglo XVIII bajo la idea de la vagancia, combatiéndola mediante el trabajo con
el propósito de lograr una readaptación moral y productiva en los individuos
“ociosos, vagos e inútiles” para el beneficio de la sociedad.
A partir del reformismo Borbónico y la influencia del pensamiento
Fisiócrata el campo Yucateco fue visto como una solución a todos los males
tanto económicos - sociales. El fomento de la siembra de maíz y los
padrones de milpas comenzaba a ser cada vez más empleados como
dispositivos de prevención de escasez y desbasto. La nueva era del fomento
de actividades agrícolas para producción de productos comestibles y de
materia prima provocó una recomposición en el sistema de cultivo y la
organización campesina, siendo supervisados los campesinos e incorporando
a esta actividad gente sin oficio, improductiva y ociosa para un beneficio
común.
30
En las últimas décadas del siglo XVIII se empezó a emplear indios en
las tareas de resiembra de maíz y otros géneros y en especial a las personas
consideradas “gravosas”.
31
29
Cogolludo, 1954, tomo I, p.323.
30
Las medidas empleadas por el gobierno para el fomento y abasto de granos tuvieron como
objetivo: facilitar una compra moderada de maíz, fomentar su siembra y castigar las reventas
ilícitas. El fomento de milpas y siembra de maíz estuvieron a cargo de los capitanes de guerra,
tenientes y caciques quienes deberían vigilar su cumplimiento y “diesen cuenta para distinguir y
fomentar los cosecheros aplicados y castigar y exterminar al peresoso”. AGI, Audiencia de
México, legajo 3054.
31
El vago bajo el naciente reformismo borbónico fue visto como una persona sin oficio ni
beneficio, siendo un mal ejemplo para la sociedad. Puedo expresar que la medida de auto
emplear a los vagos en actividades para el beneficio de la sociedad durante tiempos de crisis
comenzaría a ser un medio para paliar las escasez de granos al emplearlos en labores de