Página 15 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Gaspar Martín Chí Góngora, 2017
138
en contextos de emergencia social para el fomento de la siembra de maíz
35
o
reclutamiento en la milicia. Pueden considerarse estas acciones, los inicios de
la “participación social” en contextos de “emergencia domestica”,
encaminados al bien común.
Participación obligatoria en urgencias domésticas: fajinas, apoyos
en especie y dinero para el exterminio de langostas en Izamal
Los habitantes de la península de Yucatán han sido testigos de
grandes desastres agrícolas ocasionados por diversos factores, entre ellos,
las voraces mangas de langosta que han causando graves estragos al campo
yucateco. Debemos de tener en consideración que durante la época
prehispánica, colonial y ya entrado el siglo XIX, aun no existían plaguicidas o
fertilizantes efectivos para proteger las milpas, siendo de este modo casi
inevitable la depredación de los cultivos
36
cuando las plagas de langostas,
ratones y otros animales aparecían en los agros de los pueblos yucatecos.
Por lo indicado, es de suponer que la destrucción y control de plaga de
langostas debieron ser bien organizados, siendo la participación de la
población el arma utilizada para el exterminio de tan perjudiciales acrídidos
gregarios.
Cabe destacar, los funcionarios de los ayuntamientos municipales a
partir de la época gaditana se encargaron de reclutar, organizar a la
población, así como supervisar las tareas de exterminio de plagas de
langosta. De esta manera el alcalde vigiló la destrucción y quema de los
cercos antiguos en las milpas, al ser considerados madriguera de tan dañinos
35
En 1771 el gobierno mandó que cada indígena sembrase por lo menos 60 mecates de milpa
anuales, en 1784 el cura de Tihosuco sugirió que los españoles también fuesen mandados a
sembrar maíz. Patch,1979,p.20
36
Posiblemente, el método más antiguo para el control de plagas haya sido la recolección
manual. Su mayor o menor efectividad dependía del tamaño del área cultivada, de la gente
disponible y la rapidez con que se efectué. En referencia a uso de insecticidas, es probable
que se haya hecho el uso del tabaco para conservación de semillas Véase Trueba, 1989. Tomo
I, pp.31-32.