Página 32 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XIX, 34, (2019). ISSN 1695-6214 © Juan Rhalizani, 2019
P á g i n a
| 191
momentos, en Italia, exigía a los hombres el pleno desarrollo de su
personalidad.
Sin embargo, aquí entra en juego una escisión intelectual, pues no son
el mismo tipo de personalidad la de Petrarca y la de Dante, dos de los más
famosos poetas de todos los tiempos. Mientras que este último permaneció
en un ámbito conceptual eminentemente medieval (aunque sabiéndolo
expresar líricamente en su magistral
Vita Nuova
; de hecho, es el comienzo de
la introspección humana que abundará en el Romanticismo), Petrarca fue un
inconformista. Básicamente, no aceptó el corpus de creencias típico, por lo
que intentó buscar en sí mismo una subjetividad poderosa para mantenerse
en lo que él creía la
concepción del poeta.
39
Así pues, podemos afirmar, sin miedo a errar, que es con este autor
(junto con Landini y Lorenzo da Firenze) con el que comenzó el primer
renacimiento italiano.
Esto nos lleva directos a otra causa por la que el Renacimiento triunfó
en Italia: fue la primera “nación” en la que caló el cambio en la concepción del
artista.
40
Si anteriormente los teóricos preveían soluciones incoativas, los
artistas habían ido paulatinamente elaborando la conciencia de la propia
39
J.A. SYMONDS,
op. cit.,
p. 381.
40
Concepción del artista a partir del análisis de: U ECO,
op. cit.,
pp. 150- 152. y A. CHASTEL,
“El artista”, en E. GARÍN (coord.),
El hombre del Renacimiento
, Madrid, 1993, pp. 229- 259.