Página 37 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XIX, 34, (2019). ISSN 1695-6214 © Juan Rhalizani, 2019
P á g i n a
| 196
fuentes antiguas) y un Humanismo científico (apenas caló por el todavía peso
eclesiástico).
Finalmente, el tercer gran medio para la difusión de los valores e
ideales humanísticos fueron las renovadas universidades que, superadas sus
limitaciones medievales y escolásticas, se expusieron a una aristocratización
de su método y en cierto modo, a una traición a sus antiguos ideales de
contemplación y de saber teológico. No obstante, su número creció
exponencialmente a lo largo de las centurias del XV y del XVI: Florencia,
Roma, Padua, Bolonia, Lovaina, Erfurt, Basilea o Alcalá de Henares, fueron
algunas de las facultades más importantes en las que se estudiaron a los
clásicos de forma más laica.
A partir de estos principios básicos de transmisión del saber, podemos
dividir su dispersión conforme a las distintas áreas de influencia. Así
podríamos apreciar seis zonas de relevancia: Países Bajos, Inglaterra, las
Coronas de Castilla y de Aragón, Francia, Europa central y Europa oriental.
En líneas generales, el humanismo holandés se caracterizó por poseer
una mayor orientación ético - religiosa y por tanto una mayor relación con el
cristianismo, puesto que se alejaba de las mayores preocupaciones formales
y estéticas del Humanismo italiano.
El principal humanista y erudito de esta escisión fue el conocido
Erasmo de Róterdam (1466- 1536) cuyos postulados se erigieron en el
símbolo de toda una corriente cultural y un ejemplo de la ambigüedad y de la
complejidad de las relaciones de la época. Con él, el paradigma y arquetipo