Página 41 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XIX, 34, (2019). ISSN 1695-6214 © Juan Rhalizani, 2019
P á g i n a
| 200
humanismo muy distinto al primigenio italiano, tuvo que enfrentarse a las
múltiples acusaciones de herejía y al Tribunal de la Inquisición.
Uno de nuestros humanistas más destacados fue sin duda el gran
Antonio de Nebrija (1444-1522), formado en Bolonia, profesor de la Escuela
Episcopal de Sevilla y de la Universidad de Salamanca. Este gran sabio
escribió mucho sobre los más variados saberes humanísticos, aunque su
gran obra, reconocida en la actualidad de forma unánime, es la
Gramática
Castellana
de 1492 (primera gran gramática del occidente europeo),
publicación que le valió su incorporación al claustro de la Complutense y la
colaboración filológica bíblica con Cisneros.
En la propia Castilla fueron también muy relevantes los centros
erasmistas de Sevilla y de Alcalá, los cuales contaron con el apoyo de
personajes importantes varios como Alfonso de Valdés (secretario de Carlos
I).
El caso francés también es particular. Una vez superada la hostilidad
hacia las nuevas ideas de la “escolástica” de la Sorbona, el neoplatonismo
pisó fuerte con la entrada en escena del literato Jacques Lefevre d’Etaples
(1455-1537), cabeza de la Escuela de Meaux y muy cercano al
protestantismo. Esto mismo le llevó a enfrentarse a una acusación de herejía,
de la que se libró gracias a la mediación de la princesa Margarita.
Pero el hombre que más influyó en la entrada del corpus ideológico
humanista en Francia fue un monarca: Francisco I. Aunque escurridizo y poco
leal en materia política y diplomática, este rey se convirtió en mecenas de
todo sabio que le impresionara (de hecho, es conocido que Leonardo se