Página 5 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Mauro Luis Pelozatto Reilly, 2017
159
dicha producción y molinos, por ejemplo), cuantificó la importancia de las
distintas especies de ganado (vacas, ovejas, cerdos, etc.), describió las
orientaciones mercantiles de la actividad pecuaria (cueros, grasa, sebo, etc.), y
encontró otras actividades como los textiles y la elaboración de vino. Otros
puntos destacables son haber calculado el número de esclavos y la distribución
general del valor de los bienes que se encontraron dentro de los
establecimientos
9
. Entre tantas virtudes, creo que este estudio tiene dos puntos
débiles como el recorte temporal que no fue justificado debidamente, y un
corpus
documental bastante acodado para el período que se buscó abarcar.
Carlos Mayo y Ángela Fernández realizaron una ‘‘anatomía’’ de la
estancia (1750-1810) concentrándose en el análisis de inventarios y tasaciones
de bienes de 66 establecimientos. En base a estos datos, desarrollaron una
investigación fundamentalmente integrada por estadísticas y porcentajes sobre
los tipos de ganado, qué difundida estaba cada especie, cuáles eran los
posibles mercados para sus productos, qué valor representaban la tierra y los
esclavos, en qué tipo de construcciones edilicias e instalaciones invertían los
estancieros, qué tecnología utilizaban para las prácticas agropecuarias, etc. Lo
que más se destaca de artículos como este es la estructura que es de utilidad
para analizar elementos similares en otros períodos como el del
correspondiente artículo
10
. Tomando una cronología (1750-1850) y estructura
de exposición similares, Garavaglia hizo un trabajo sobre las estancias de la
misma jurisdicción y sus medios de producción, destacándose por trabajar el
mismo tipo de fuentes de diferente manera: en primer lugar, el autor realizó una
descripción de la documentación (inventarios) mucho más sólida, así como
también de la metodología a implementar; en segundo término, supo elaborar –
sacando promedios con los registros consultados- un ‘‘establecimiento típico’’
(modelo de análisis), con determinada extensión territorial (2.500 hectáreas) y
9
GONZÁLEZ LEBRERO, Rodolfo Eduardo,
Op. Cit., Ibídem.
10
MAYO, Carlos y FERNÁNDEZ, Ángela (1993): ‘‘Anatomía de la estancia colonial bonaerense
(1750-1810) ’’, en FRADKIN, Raúl (Comp.):
La historia agraria del Río de la Plata colonial. Los
establecimientos productivos (I)
, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1993, pp. 67-
82.