Página 53 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Juan Rhalizani, 2020
P á g i n a
| 155
No obstante, ese antisemitismo, “simplemente” usado como ataque
creativo a compositores que podían rivalizar con él, no aparece en ninguna
ópera wagneriana.
80
De ahí que muchos directores de orquesta judíos, como
Daniel Barenboim, no tuvieran (ni tienen) problemas en interpretar sus
grandes óperas en el festival de Bayreuth.
En materia política, el contenido en la obra de Wagner lo consagró
como seña de identidad nacional desde el inicio del II Reich, lo que le valió
numerosas disputas. Ya desde esa época mantenía una trifulca dialéctica con
Brahms y sus seguidores (
ergo
también con la figura de Beethoven, pues
como hemos visto anteriormente fue Brahms el alumno que siguió sus
enseñanzas de forma más fidedigna). Además, la figura de Wagner significó
el comienzo de otra cuestión musical, hoy día sigue vigente: su masiva
utilización como símbolo en la época nazi empañaría su validez tras el fin de
la Segunda Guerra Mundial (apropiación más bien, como la filosofía
nietzscheana) trasladándose el interés hacia el discurso universalista y
fraternal de, por ejemplo, Beethoven, autor con un bagaje simbólico más
acorde con los esfuerzos legitimadores de la Unión Europea actuales.
81
o
Rusia:
Los cinco y la perseverancia de Tchaikovsky
En el siglo XIX, Rusia constituía en Europa uno de los últimos reductos
del autoritarismo más notable en manos de los zares, que ponían de
manifiesto su inmovilismo social, y su pasotismo ante los problemas y las
penurias de su pueblo. Quizás una excepción notable se pudo dar en la figura
80
https://cnnespanol.cnn.com/video/argentina-daniel-barenboim-wagner-antisemita-
perspectivas-buenos-aires/
(8/11/18)
81
BURKHOLDER, J., GROUT, D., PALISCA, C.,
op. cit
., p. 829.