Página 8 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Gaspar Martín Chí Góngora, 2017
131
independencia, cuando los desastres meteorológicos, fueron acompañados
por plagas de langosta. En los años de 1807 a 1835, se experimentó una
combinación continua de estas calamidades, lo que dio lugar a hambres,
revueltas, y migraciones masivas.
15
A partir del gobierno de don Benito Pérez Valdelomar, es más palpable
en el discurso dicha idea utilitarista, maquillada por una visión “equitativa”,
encaminada a hacer de cada individuo una persona útil para si mismo y para
la sociedad; y sobre todo teniendo por igual la misma oportunidad de tener
una vida digna y humana.
Tal parece, conforme avanzó el reformismo borbónico, se originó un
proceso centralizador tanto en lo político, económico, como el asistencialismo
social. Esto se manifiesta durante la escasez de 1804, al despojar y hacer
uso de los fondos de las cajas de comunidad para compensar las
contribuciones eclesiásticas y civiles. Así mismo para adquirir maíces con el
fin de suministrar y expenderlos a los indios necesitados de los pueblos
yucatecos.
16
Preservación de la felicidad pública en la ciudad
He señalado que ante la imposibilidad de abastecimiento alimenticio,
muchos indios se refugiaron en la montaña en busca de alimentos, otros
practicaron la dieta del hambre y el abigeato.
17
Asimismo la ciudad fue
15
Florescano, 2000, p.95.
16
En 1804 Halachó fue uno de los pueblos más golpeados por los estragos de la hambruna.
Gran parte de su población había migrado al monte dejando abandonadas sus casas y
pertenencias. El cura del lugar decidió no cobrar las obvenciones atrasadas para que
subsistieran los que habían quedado, a estas acciones, se sumaron las propuestas por las
justicias indias: acordando utilizar los fondos de las cajas reales para pago de tributo a el
pueblo y compra de maíces para vender a los indios a precios bajos. Desde la perspectiva del
gobernador Benito Pérez Valdelomar, esta alternativa no era la solución, pues aún a precio
barato los indios no podrían comprar los maíces. Castillo, 2002, p. 63.
17
La sociedad maya, ante las hambrunas, tomó diversas medidas; en el año de 1804 ante una
prolongada sequía, el maíz llegó a venderse hasta cuatro pesos la carga, ante ello numerosas