Página 11 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 187
El primero de los términos es el de “apóstata”. Proviene de la palabra
griega “apó” (caer) y “stasis” (rebelión). Se define así a la persona que decide
renunciar de su fe cristiana o que reniega de ella, ya sea, bien para unirse a
otra religión diferente o para abandonar la religión de forma total. En el caso
de las personas que ocupan un cargo dentro de la orden eclesiástica se
considera apóstata a aquellos que abandonan la religión sin haber obtenido
las debidas autorizaciones eclesiásticas.
46
Para conseguir que se produzca el
abandono de la fe es necesario realizarlo de forma pública y aceptar la
sanción de la comunidad.
47
El segundo de los vocablos a definir es el de lapso. Procede del latín,
lapsus
(deslizamiento o caída)
48
. Se llama así a la persona que ha pecado y
que debe de permanecer durante un determinado periodo de tiempo en
penitencia para poder acceder de nuevo a la comunidad. Según los escritos
de los Padres de la Iglesia, eran aquellos que habían caído en la idolatría por
miedo y debilidad en las persecuciones.
49
Cipriano recogió una casuística sobre las posibles situaciones en las
que los lapsos podían haber caído durante la persecución romana
50
:
46
Chico González, Pedro:
Diccionario de catequesis y pedagogía religiosa.
Editorial
Bruño, Lima, 2006.
47
Vila-Ventura, Samuel Y Escuaín, Santiago:
Nuevo diccionario bíblico ilustrado
. Editorial Clíe,
Barcelona, 2003.
48
Real Academia Española Y Asociación De La Lengua Española: “Lapso”.
Diccionario de la
lengua
española (23.ª Edición). Espasa, Madrid, 2014.
49
Chico González, Pedro:
Diccionario de catequesis y pedagogía religiosa.
Editorial
Bruño, Lima, 2006.
50
Cipriano de Cartago,
De Lapsis
. 8, 9 y 13.