Página 11 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © J. M. Gª Isaac- C. Idáñez Vicente, 2018……..
P á g i n a
| 170
esto será serviçio de Dios e de nuestro señor el rey, e pro e onrra vuestra e
nuestra, e guarda e poblamiento desta çibdat, que sabedes que cunple mucho
que se non despueble, nin yerme. E mantenga vos Dios. Fecha doze días de
otubre, año de M e treçientos e noventa e un años.
VIII
1391, octubre, 15, Murcia.
Carta del concejo de Murcia al de Cartagena, informando de la llegada de los
mensajeros cartageneros a Murcia.
AMM, legajo 4295, nº 68, f. 32v.
A los onrrados el conçejo, e ofiçiales, e omes buenos de la çibdat de Cartajena.
El conçejo, e ofiçiales, e omes buenos de la noble çibdat de Murçia vos
enbiamos muncho saludar, conmo aquellos para quien mucha onrra e buena
ventura querríamos. Fazemos vos saber que rreçibiemos vuestra carta que nos
troxieron Juan Tallante e Pero Roys, vuestros mensajeros. E oyemos e
entendiemos lo que nos dixeron de vuestra parte, por la creençia que en ella
trayian; a los quales, nos respondiemos por palabra lo que cunple a esa çibdat,
de lo qual ellos vos faran relación. E omes buenos parat injentes lo que cunple
a onrra desa çibdat, e a pro de vosotros. E eso fazet. E de vos Dios salud.
Fecha quinze días de otubre.
IX
1391, octubre, 31, Murcia.
Carta del concejo de Murcia al de Cartagena, mostrando la buena disposición
que las autoridades murcianas tenían con respecto a la propuesta cartagenera
de crear una nueva hermandad entre las dos ciudades.
AMM, legajo 4295, nº 68, ff. 35rv.
A los onrrados el conçejo, ofiçiales e omes buenos de la çibdat de Cartagena.
El conçejo, cavalleros, escuderos, ofiçiales e omes buenos de la noble çibdat
de Murçia vos enviamos muncho saludar, conmo aquellos para quien muncha
onrra e buena ventura querríamos. Fazemos vos saber que reçibiemos una
vuestra carta que nos traxo Pero Roys, vuestro mensajero, en razón de la
hermandat que con nos queredes fazer. E de la creençia que encomendaste al