Página 16 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XVIII, 31, (2018). ISSN 1695-6214 © Andrés Lorente González, 2018
166
operación inteligente, recurrió a Craso y consiguió un poderoso aval
49
,
Suetonio. entre otros, nos relata que fueron alrededor de 830 talentos
50
.
En todo caso, César logró salir de la situación y una vez el senado había
anunciado los cargos provinciales mediante sorteo
51
partió a Hispania. Junto a
él, destacar a Veto, hijo de Antonisio Vesto
52
, esto denota que la relación del
antiguo pretor con su gobernador fue más que una formalidad política, pues
cuando el propio César toma la pretura, requisó los servicios de su hijo.
También junto a él estaría Cornelio Balbo, en calidad de
praefectus fabrum
53
.
Su primera parada fue
Corduba,
iniciando esta magistratura que se encargaría,
tanto de la administración de la justicia, como presidir las audiencias, aunque
no tendría problemas pues ya se conocía el territorio tras haber sido cuestor.
César sustituiría a sucediendo a C. Cosconio como pretor
54
.
Sin lugar a dudas, la meta que tenía César era acceder al consulado de
Roma, siempre y cuando la propia constitución romana le permitiera tal hecho,
ya que necesitaba ganar dinero, autoridad y prestigio en este cargo y así
regresar a Roma envuelto en la gloria del triunfo
55
y esta provincia le permitiría
realizar todo esto pues podría replegar una serie de acciones militares a fin de
financiar su propia guerra. Badian argumenta que su intención era conseguirlo
49
ROLDAN HERVÁS, J.M. (2008):
Césares: Julio César, Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y
Nerón: los primeros emperadores de Roma.
Editorial: La esfera de los libros. Madrid, pp.55.
50
Suetonio, Caes. 18.
51
Se intuye que el sorteo quizás estaría manipulado en función del candidato y no sería tan
solo mero azar.
52
Cuando él tenía la pretura de la Ulterior, tomó a Julio César como su cuestor, hecho que se
menciona con anterioridad. Véase página 11.
53
De la relación con César se ha mencionado con anterioridad. Véase página 12.
Seguramente se eligió en este cargo posiblemente por los conocimientos en torno a Hispania,
su función era la de ayudante del general. Para más información, véase: RODRÍGUEZ NEILA,
J.F. (1992):
Confidentes César: los Balbos de Cádiz
. Madrid.
54
NOVILLO, M.A. (2012):
César y Pompeyo en Hispania. Territorio de ensayo jurídico-
administrativo en la tardía república romana
. Editorial: Sílex. Madrid, pp. 167.
55
CABRERO, J. – FERNÁNDEZ URIEL, P. (2010):
Política belicista de César en Hispania
, en
A. Moreno Hernández (Coord.), Julio César: textos, contextos y recepción. De la Roma Clásica
al mundo actual, Madrid, pp. 249.