Página 17 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Alvarez, 2017
202
se estaba dirigiendo a Alemania para ... de mano de obra, pero podría haber
sido simplemente la otra manera, podríamos haber ido al crematorio, hasta el
crematorio…por fin el tren se movió hacia fuera y efectivamente nos habían
llevado a Alemania y nos alojamos en Ravensbrück. Nos llevaron a
Ravensbrück, porque todo esto está en el norte de Alemania, muy cerca del
Mar del Norte. Nos llevaron allí y nos mantuvieron en una gran tienda de
campaña, algo así como una carpa de circo, durante varios días sin comida ni
agua. Fue..., sin agua ... Quiero decir que estábamos de alguna manera
acostumbradas al hambre, pero sin agua era algo horrible. Llovió y teníamos
esas cucharas, y estábamos tratando de poner nuestra cuchara fuera de la
tienda para tratar de conseguir unas gotas de agua. Y por supuesto que no
teníamos la paciencia para esperar a que la cuchara se llenará, por lo que tan
pronto como tuvimos unas cuantas gotas de agua, nos la bebimos
ansiosamente".
La polaca Blanka, superviviente también del campo de Ravensbrück
comenta que: “Fuí obligada a trabajar en una fábrica de aviones y que en el
campo de concentración no había saneamiento. No teníamos letrinas. Había
agujeros con madera - había una tabla de madera con dos agujeros, y dado
que muchas de nosotras estábamos enfermas de todo lo que nos dieron de
comer, era un paseo constante a las letrinas, a los agujeros. Fue tremenda la
degradación de los seres humanos”
11
.
Sabemos que, además del personal administrativo masculino, el
personal del campo incluía a unas 150 guardianas de las SS, asignadas para la
supervisión de las prisioneras. Ravensbrück sirvió como centro de
entrenamiento para más de 4.000 supervisoras de las SS. El término técnico
utilizado para estas guardianas en los campos nazis era Aufseherin; la mayoría
de estas mujeres sirvieron en Ravensbrück, aunque muchas fueron destinadas
a otros campos. El tratamiento que estas mujeres daban a las presas era
brutal: Elfriede Müller, una de las SS-Aufseherin en el campo era conocida
11
www.teinteresa.es/mundo/infierno-concentracion-Ravensbrück