Página 18 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 194
sufrió una enfermedad muy grave, que lo llevó a estar en cama, y donde
creyó estar en sus últimos momentos de vida, blasfemando contra Dios. Se
cree que pudo emplear algún tipo de medio idolátrico para conseguir su
curación.
74
Una vez superada su enfermedad, para eliminar esa mácula,
abandonó de forma voluntaria el obispado y viajó en penitencia para que Dios
le perdonase sus pecados. Pidiéndole que de nuevo pudiese convertirse en
católico.
75
Marcial, por otra parte, además de la idolatría, cometió los delitos de
asistir a fiestas paganas, que se encontraban prohibidas por la iglesia, formó
parte de una asociación pagana en la que enterró los cadáveres de sus hijos
en sepulcros profanos, y negó a Cristo. Lo que nos confirma que ya existían
en estos momentos cementerios cristianos.
76
Definitivamente se rindió ante la idolatría al renunciar de su fe en el
procurador
ducenario
de su provincia.
77
Cipriano los consideró a ambos culpables de haber cometido
“crímenes nefandos”.
78
Basílides y Marcial tuvieron que ser juzgados siguiendo las leyes
eclesiásticas. Según dice Cornelio: “estos hombres podían ser admitidos en la
iglesia después de haber realizado penitencia, pero nunca tendrían acceso a
74
González Blanco 1983: 34.
75
González Dávila 1618: 193.
76
Sotomayor Muro 1981: 175.
77
Menéndez y Pelayo 1978: 98.
78
Cipriano de Cartago,
Epístola LXVII
, 1,1.