Página 18 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © J. M. Gª Isaac- C. Idáñez Vicente, 2018……..
P á g i n a
| 177
E leýda e publicada la dicha carta antel dicho conçejo, e ofiçiales, e omes
buenos, e pregonada aquella, el dicho conçejo, e ofiçiales e omes buenos
dixeron al dicho Andrés Rausique que les desir e delatase la dicha crehençia,
quel dicho conçejo le encomendó, que les diese por la dicha su carta el dicho
Andrés Rausique. Dixo, por la dicha crehençia, quel conçejo de la dicha çibdat
de Cartajena dice que les plaçe que los ganados de la çibdat de Murçia, que
entren a paçer en el Rincón de Sant Ginés, segund siempre fiçieron
francamente, e en los otros lugares del término de la dicha çibdat de Cartajena,
salvo la dehesa acoteada que la dicha çibdat tiene de siempre acá, salvo los
puercos, que non entren en el dicho rincón, por quanto es ganado que faze
mucho daño, que derriba las madrigueras e destruye la caça. E esto que lo
fasen por guardar las amistades e vezindat que sienpre ovieron en uno.
XVI
1400, febrero, 11, Torrijos.
Carta de Enrique III al concejo de Murcia, ordenando que no cobrasen ningún
impuesto a los vecinos de Cartagena que viniesen a moler trigo a los molinos
del concejo, exceptuando los impuestos acostumbrados, permitiendo además,
que los vecinos de Cartagena pudiesen comprar y sacar pan de Murcia
libremente.
AMM, AC26, ff. 97rv.
Reg.: VEAS ARTESEROS, op. cit., p. 392.
Don Enrique por la gracia de Dios rey de Castilla, de León, de Toledo, de
Gallisia, de Sevilla, de Córdova, de Murçia, de Jahén, del Algarbe, de Algesira,
e señor de Viscaya e de Molina. Al conçeio, e ofiçiales e omes [buenos] de la
çibdat de Murçia, salut e graçia. Sepades quel conçeio e omes buenos de la
çibdat de Cartajena se me enbiaron querellar, e disen que vosotros avedes
fecho ordenaçión que todos los vesinos de la dicha çibdat, e los vuestros
comarcanos e estrangeros, que dende sacaren pan, o lo troxieren de otra
parte, e lo levaren a moler a vuestros molinos, que paguen por molienda de
cada una fanega de pan quatro maravedís, de más de la maquila. E disen que
ya en vida del rey mi señor e mi padre, que Dios perdone, oviestes echado