Página 22 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 198
un grupo de obispos cercanos a la provincia con el pueblo para la elección del
nuevo obispo. Poniendo como ejemplo la elección de Sabino como obispo de
León-Astorga tras la destitución de Basílides. Los obispos consagrantes en
Astorga eran procedentes de Lugo, Orense, Tuy, Braga y Palencia, mientras
que los de Mérida lo eran de Coria, Ébora y Lisboa.
95
En el caso de que un
obispo no pudiese asistir el día de la votación éste emitiría el voto por escrito.
Cipriano aprobó la elección como obispos de Sabino en León-Astorga
y de Félix en Mérida, puesto que se había realizado de forma canónica
96
, y
condenó que ninguno de los hombres destituidos pudiese gobernar la iglesia
de Cristo ni realizar sacrificios, tal y como había establecido el Papa Cornelio,
el cual permitía la admisión en la comunidad de los apóstatas tras haber
realizado una penitencia pública, pero impedía la posibilidad de realizar un
cargo eclesiástico o de poder formar parte de una orden clerical.
97
El obispo llamó a los verdaderos creyentes a seguir y se lamentó de
los críticos contra la iglesia, dentro de la misma, por ser prevaricadores y
traidores. No pudiendo relajarse la disciplina divina, como pedían algunos
obispos, puesto que podía desembocar en el pecado.
Consideró a los cómplices de los delitos contra la iglesia delincuentes,
solo pudiéndoles esperar la muerte por obrar con tales maldades, puesto que,
según Cipriano, no solo merecían el mal los que lo hacían, sino también, los
que lo consentían.
95
Flórez 1756: 85-86.
96
Ibídem, 86-87.
97
Menéndez y Pelayo 1978: 99.