Página 24 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 200
En el cristianismo primitivo hispano hubo muchos fieles, incluso
obispos, que abandonaron la fe y pretendieron compaginar ambas creencias
y prácticas.
100
En el canon I se condenó la idolatría de la forma más dura posible,
apartando al pecador de la comunión, incluso hasta en la hora de su muerte,
en concreto a todos aquellos que decidiesen acudir a templos paganos para
ofrecer sacrificios. Los montanistas fueron más allá, opinando que la única
forma de condenar el homicidio y la apostasía fuese la muerte.
101
El obispo se
convertía en la única persona que tenía el poder de la excomunión, una de
las penas más utilizadas contra los apóstatas, según el canon LIII.
Si un miembro dejaba la religión pagana y era pillado sacrificando o se
manchaba las manos con los pecados del homicidio y la fornicación sería
excluido de forma definitiva de la comunidad.
102
Sin embargo, si solamente
aportaba su contribución para la realización de ofrendas se le permitiría volver
a la comunidad al final de su vida, después de haber realizado penitencia.
103
Si el delito era cometido por un sacerdote catecúmeno, que se había
abstenido de profanos sacrificios, se le permitiría volver de nuevo a la
comunidad al cabo de tres años.
104
Pero, si un apóstata o hereje era elegido
sacerdote sería depuesto de inmediato.
105
En el caso de que el cristiano
100
Sotomayor Muro 1981: 179-180.
101
Blázquez 2010: 21.
102
Concilio de Elvira,
Canon II
.
103
Concilio de Elvira,
Canon III
.
104
Concilio de Elvira,
Canon III.
105
Concilio de Elvira,
Canon LI
.