Página 30 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
182
que llegaban por caravana desde Mesopotamia. A Fenicia y Siria, además del
comercio marítimo, se podía llegar por tierra para traer las mercancías, pero
la madera, especialmente la de cedro, era el principal producto de ex
portación fenicio y se trasladaba por mar. La madera de cedro era muy
apreciada por los egipcios, pues Egipto era pobre en árboles de madera de
calidad y necesitaba de ellos imperiosamente para la construcción de
palacios y templos. Las relaciones comerciales entre fenicios y egipcios eran
tan estrechas que incluso existía una colonia egipcia en la ciudad de Biblos
que disponía de su propio templo
35
.
Una fuente más lejana de riquezas se hallaba en la inhóspita zona sur
del Sinaí. Expediciones egipcias con objetivos científicos y económicos
localizaron en aquellas zonas canteras de cobre y piedras preciosas
(turquesas). La presencia de los egipcios en aquellas tierras viene
documentada por la existencia de un rústico templo en honor a la diosa
Hathor, levantado en lo que debió de ser uno de los campamentos egipcios.
Durante el Imperio Nuevo se va a intensificar el tráfico con los oasis de
Siwa, Bahriya, Farafra, El Kharga, El Dakhla, lugares que ahora se
desarrollan en contacto con los egipcios. Además, se van a intensificar los
productos foráneos en los mercados egipcios en una abundancia muy
superior a otras épocas no imperialistas. Es, por ejemplo, un hecho la
importación, a gran escala, de opio de Chipre transportado en envases
especiales.
Como contrapartida Egipto exportaba cereales, especialmente trigo,
lino, papiro y oro; algunos objetos que se encuentran en las excavaciones de
todo el Próximo Oriente y el Mediterráneo, son productos del comercio estatal
directo o indirecto de Egipto.
Durante el Imperio Nuevo se produce un periodo de luchas y
enfrentamientos entre Egipto y sus países vecinos que, muchas veces,
35
Donald Harden: Los fenicios. Barcelona. 1965.