Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2021
P á g i n a
| 217
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
colegio y de la congregación San Luis Gonzaga, nació su interés por la
Literatura. En 1896 se matriculó en la Facultad de Filosofía y Letras, pero no
acabó la carrera. Su inquietud literaria se manifestó por primera vez en 1897,
cuando comenzó a colaborar con unos poemas en la revista modernista
“Luz”. Durante los siguientes años continuó realizando actividades literarias
en diversas revistas de distinta índole y participó en el ambiente juvenil de
escritores y artistas barceloneses, manteniendo amistosas relaciones con
Pablo Picasso, Santiago Rusiñol, Ramón Casas y otros. Se trasladó a Madrid
con la intención de triunfar en el mundo literario. Aquí conoció y se relacionó
con lo que serían las joyas de la Literatura española del XIX-XX: José Mª del
Valle Inclán, Benito Pérez Galdós, Pío Baroja, Miguel de Unamuno, Juan
Valera…
Aunque siguió escribiendo poemas, triunfó con las obras teatrales de
evocación histórica que serían su esencia y fundamento literarios:
El Delfín
;
Las hijas del Cid
(con la que consiguió el premio Piquer, otorgado por la
RAE);
Doña María la Brava
;
En Flandes se ha puesto el Sol
;
El rey.
Abandonó este tipo de obra teatral tras la Primera Guerra Mundial, volviendo
a los temas de tipo rural de su juventud. La obra más señalada de estas fue
La ermita, la fuente y el río.
En 1930 fue elegido –a instancias de los delegados franceses,
alemanes e ingleses, miembros de la Sociedad de Autores, participantes del
XI Congreso de Autores Dramáticos y Musicales–, presidente del siguiente
Congreso de la Sociedad de Autores y en 1932, presidente de la Sociedad.
En 1936 viajó, junto a su esposa, Mercedes Pichot, con quien se había
casado en 1903, a Argentina, acompañando a la actriz Lola Membribes que
iba a representar en Buenos Aires algunas obras suyas. Allí se enteró de la
sublevación franquista contra el legítimo Gobierno Republicano, de la que se
declaró partidario. A partir de esa fecha volvió a escribir teatro histórico. En