Página 35 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
187
Para hacer las cuentas primero rompían las piedras semipreciosas en
trozos de tamaño adecuado y las desbastaban rudimentariamente,
sometiéndolas a la fricción del rozamiento o restregándolas. Después las
pulían mediante insistente frotamiento. La fase siguiente consistía en perforar
las cuentas para ensartarlas en un hilo. Los agujeros los hacían con un
taladro, cuya punta, ligada al mango, podía ser metálica o de piedra, o un
trozo de junco duro. Para hacer más fácil la acción del taladro al horadar se
usaba un material abrasivo como el esmeril o el cuarzo. Una vez fabricadas
las cuentas, podían ser pulidas o vidriadas, según la necesidad. Concluido el
proceso de elaboración de las cuentas, éstas se entregaban a otros
artesanos para que hicieran sencillas sartas, complicados colla res, redes de
amuletos o placas para colocar sobre las momias
42
.
D) Campesinos:
Los campesinos eran el grupo más numeroso, y
vivían en pequeñas chozas de adobe, junto con sus bestias, a orillas del río
Nilo. Su vida estaba dedicada a las tareas agrícolas, siendo
permanentemente vigilados por los funcionarios del faraón. Los frutos de las
cosechas obtenidas se dividían en dos partes: una para ellos, y otra que se
depositaba en los almacenes de los faraones para alimentar a los
funcionarios reales Los campesinos constituían el ochenta por ciento de la
42