Página 37 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
189
controlar el ganado, [ellos] siempre están presentes. Están allí, sentados
sobre el suelo, teniendo en la mano un rollo de papiro o una tablilla de
madera en la que escriben. Administrar y escribir las actas se confunden.
45
Los campesinos estaban en la más baja escala social (si se excluye a
los esclavos) ya que se encontraban en régimen de semiesclavitud, sujetos a
las corvadas, es decir al trabajo para el Estado no remunerado determinados
días al año. Durante la inundación, los trabajos agrícolas eran mínimos y
puesto que el faraón era el señor absoluto de sus súbditos, destinaba una
parte importante de la población, no sólo a la construcción de las grandes
obras, sino a todas las de carácter público en general. Un decreto del faraón
Amenofis IV (Akhenatón) requería la presencia de todos los trabajadores
desde Elefantina a Sambehdet (prácticamente todo Egipto) a fin de
suministrar piedra destinada a la construcción del gran obelisco solar de Atón,
en Karnak
46
.
Por lo general, las labores del campo debían realizarse exclusivamente
entre los miembros de una misma familia y, cuando las tierras eran
demasiado grandes solía recurrir se al subarriendo, lo que, por
antieconómico, procuraban evitar.
Normalmente, y mientras no hubiese incumplimiento de contrato, las
tierras heredadas por una familia eran heredadas por sus sucesores.
Posiblemente tales contratos se renovaban con periodicidad y ello permitía
cierta estabilidad en los precios de los productos agrícolas al igual que
tampoco habría grandes cambios en las cantidades que el “fellah” o
campesino estaba obligado a entregar al arrendatario o a los agentes del
fisco, con in dependencia de la cuantía y calidad de la cosecha. Se tienen
noticias de algunos disturbios ocurridos en época ramsémica, debidos a la
mala administración. Según nos dice Cyril Aldred: “ El ideal expresado por los
sabios en sus enseñanzas era que el oficial (recaudador de impuestos) tenía
45
Autores varios. Pensar la Historia 1. Editorial Contexto
46
Antonio Pérez Largacha: “El trabajo en Egipto”. Cuadernos de Historia16 nº 117. 1985.