Página 38 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
190
que actuar con moderación hacia el débil y el indefenso “Si un campesino
pobre se retrasa en el pago de los impuestos, perdónale dos tercios de ellos”,
decía uno de los documentos reales. La realidad era bien distinta a las
recomendaciones de esos decretos
47
.
El utillaje utilizado por el campesino egipcio era limitado y rudimentario
y evolucionó poco a lo largo de todo el Imperio faraónico. En los primeros
tiempos se empleaba la azada, hasta que se impuso el arado de doble
mancera, reja de madera y uncido al cuello de dos bueyes. Además de estos
escasos útiles, el trabajador egipcio contaba con algunos animales, como el
asno, utilizado como elemento de carga. También se valía de bue yes y
vacas.
Como complemento de la agricultura y ganadería también el
campesino se dedicaba a la caza de algunos animales en las zonas
tamizadas por nenúfares, cañaverales y papiros en las orillas del Nilo: “ …Las
espesuras están pobladas de una fauna bullidora: pájaros, gatos monteses,
hipopótamos, cocodrilos…Los pantanos son un verdadero paraíso para el
pescador y cazador y, si bien en el Sur son diversiones de nobles, en el delta
una población entera vive de la caza y de la pesca
48
…”
E) Esclavos:
En Egipto existía la esclavitud, pero no en el sentido
clásico de la palabra. Los siervos “forzosos” tenían derechos legales,
percibían salario y hasta podían ser ascendidos. Los malos tratos no eran
frecuentes, y cuando ocurrían, el esclavo tenía derecho a reclamar ante los
tribunales, aunque únicamente si el castigo había sido injusto. Para servir en
las mejores familias incluso había voluntarios. A veces, personas arruina das
se vendían a sí mismas a familias de buena posición. Los esclavos adscritos
al servicio doméstico podían considerárseles afortunados. Además de
47
Aldred Cyril: Los egipcios. Madrid. 2005.
48
Varios Autores: Historama (I). Madrid. 1965.