Página 40 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Alvarez, 2017
225
descendiendo por la tráquea hasta los pulmones. Se los ventiló con gas hasta
que comenzaron a toser y expectorar, y el esputo fue recogido para ulteriores
análisis.
Tras esta barbaridad, fueron fotografiados durante varios días, a fin de
averiguar el patrón de crecimiento de su vello corporal. Se los obligaba a
permanecer durante horas de pie y con los brazos levantados, mientras se les
fotografiaban las axilas. A continuación, se los sumergió en agua hirviendo, a
fin de aflojar los bulbos pilosos, y se les extrajo el vello con pinzas para
salvarlas raíces. Este tratamiento se repitió muchas veces.
Se les practicaron enemas con un producto químico que les provocó
grandes dolores, se los ató a una mesa de disección, se les dilataron los anos y
se les prolapsó el intestino hacia fuera, para someterlos a un examen
gastrointestinal bajo, todo él sin anestesia. Los muchachos gritaban tanto que
Mengele pidió que se los amordazara. Al día siguiente se les practicó un
análisis urogenital: se les introdujeron pinzas por el pene para tomar muestras
de los testículos y la próstata, subiendo por uretra, vejiga y uréteres para tomar
muestras de los riñones. Durante los dos días siguientes se los penetró con
grandes maderos para tomar muestras forzadas de semen.
Todo esto duró tres semanas, al cabo de las cuales se sacrificó a los
hermanos con sendas inyecciones cardíacas, se les practicó la disección, y los
restos fueron enviados al Instituto de Investigación Biológica, Racial y Evolutiva
de Berlín para proseguir los estudios.
Con otras parejas se procedía de modo diferente: por ejemplo, se les
quitaba la sangre a cada uno y se le transfundía al otro para ver sus efectos (si
no eran gemelos idénticos, ya los imaginará el lector). A otros se les extraían
10cc de sangre por día de las venas del brazo, excepto a las parejas muy
pequeñas, a quienes se les quitaba directamente de las arterias del cuello
35
.
35
axxon.com.ar/rav/193/c-193divulgacion.htm