Página 40 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
192
durante el Nuevo), eran considerados como botín, y deportados a Egipto
siendo obligados a realizar trabajos forzados en las propiedades del Esta do:
son los llamados esclavos reales”. Sobre esto existe una poderosa constancia
de una expedición llevada a cabo por el primer faraón de la IV dinastía,
Snofru, de la que regresó con 7.000 cautivos que acabarían convertidos en
esclavos reales
50
.
Pero el faraón no era el único poseedor de trabajadores forzosos, se
tiene una constancia de que en el Bajo Egipto hubo ese tipo de siervos que
eran distribuidos en templos y casas particulares. La Biblia con el caso de
José nos aporta más datos sobre la esclavitud en Egipto, como que el
comercio de esclavos no era cosa rara, así como que los esclavos podían
hacer carrera, puesto que de un simple esclavo llegó a tener un lugar
preponderante en la casa de Potifar, que incluso lo elevó al grado de
“mayordomo de la casa”. El caso de José quizá sea demasiado aislado como
para aventurarse a hacer conclusiones generales; pero, el texto nos muestra
el buen trato que “ No perjudiqué a un esclavo ante su amo”
51
.
Ahora bien, es también en el Libro de los Muertos donde puede leerse
una frase que encierra una inquietante sugerencia: “...Mi nombre no llegó a
las funciones de un jefe de esclavos”
52
. Más contundentes aún resultan
ciertos bajorrelieves en los que aparecen prisioneros nubios de rodillas,
maniatados y sujetos unos a otros en hilera por el cuello. En otro conocido
relieve, la escena representa a un grupo de esclavos castigados por un
guardián que enarbola una vara. Dichas escenas contrastan con las
numerosas pinturas en las que sirvientas (esclavas tal vez) atienden a sus
señoras durante la celebración de elegantes banquetes.
“Muertos vivos o vivos para matar”, es la traducción literal de la palabra
con la que los antiguos egipcios designaban a sus esclavos. Ciertamente
50
Joseph Padró Parcerisa: Historia del Egipto faraónico. Madrid. 1966.
51
F. Michaeli: Textes de la Bible et de l ´Ancien Orient. Neuchatel. 1961.
52
Douglas Preston y Lincoln Chid: El libro de los muertos. Barcelona. 2007.