Página 41 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Álvarez, 2017
193
mejor tratados que en otras civilizaciones, su condición no era, sin embargo,
envidiable, y variaba mucho de unos a otros. Los más afortunados eran los
que estaban adscritos a servicios domésticos, pero muchos otros acababan
en las minas de cobre del Sinaí y de oro de Nubia, lugares donde el clima y el
trabajo producían gran mortandad.
Diodoro nos dicen quienes trabajaban en las minas de oro de Nubia y
lo penoso de su trabajo: “En el límite entre Egipto y la vecina Etiopía y Arabia,
existe un lugar donde hay muchas y grandes minas de oro, de las que se
obtiene un rico beneficio, aunque hay que ganárselo de un modo muy penoso
y costoso. Los reyes de Egipto envían a los criminales condenados y a los
prisioneros de guerra a las minas de oro,. El número de condenados es muy
elevado; todos ellos están encadenados con hierros por los pies y tienen que
trabajar constantemente...
53
A pesar de estos testimonios la esclavitud nunca fue muy importante
en el Antiguo Egipto, en donde los esclavos nunca llegaron a ser más de un
5% de la población total y su empleo se limitaba en gran parte al servicio
doméstico de la familia real y los grandes potentados del Estado. Contrario a
lo que pasó, posteriormente en Roma, en Egipto se daban cuenta que
sustituir el campesino egipcio por esclavos, hubiera bajado mucho el
rendimiento de la tierra, aparte de crear un problema social de primer orden
54
Los esclavos no tienen el mismo estado en el Antiguo Egipto que en
épocas posteriores como ocurrió durante la época de la expansión europea.
Por ejemplo, los esclavos podían poseer tierras, podían casarse con
personas nacidas libres, e incluso llegan a ser funcionarios. La esclavitud en
Egipto no significa propiedad total, como se asociará con el concepto
posterior de la esclavitud.
Tras el fallecimiento del amo, los esclavos podían convertirse en
propiedad de los beneficiarios y, en ocasiones, se los repartían, teniendo que
53
Diodoro: Biblioteca Histórica. Madrid. 2001.
54
Jean A.Strauss: L´Achat et la vente des esclaves dans l´Egipte.Leipzig. 2000.