Página 5 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Manuel Lozano, 2020
P á g i n a
| 173
públicos que tenían que celebrar, esto causaba que algunos se endeudaran de
por vida.
En cuanto a las Magistraturas mayores, tenían el
“Imperiun”
que estaba
inherentemente ligado al mando militar, podemos considerarlo como la
potestad
4
que tienen las Magistraturas
“maius”
de ostentar el mando militar,
posteriormente estará ligado al ámbito civil y religioso, con un componente casi
divino.
Otro privilegio de las magistraturas de mayor rango, era la posibilidad de
portar lictores, constituyendo una de las características externas de los
magistrados romanos
“Cum Imperio”
hasta un número de 30, (podrían
representar las 30 curias antiguas)
5
, portando preferentemente en el hombro
izquierdo un haz con las conocidas
“fasces”
, junto a una o dos hachas, era un
símbolo de la capacidad que tenía un magistrado con
“imperium”
para
castigar y ejecutar. Sin embargo dentro de la frontera sagrada de la ciudad de
Roma, conocida como
“pomoerium”
los lictores vestían toga blanca y fasces
sin hachas, simbolizando la limitación del poder, pues no podían ejecutar a
4
En sentido general, es un "poder" que, de hecho, se posee y, en particular, una "facultad
legal" en virtud de la cual se tiene un derecho (ius) que se ejerce. No depende del imperium,
aunque, desde luego, todo imperium implica iurisdictio y potestas, que es, en general, una
facultad legal derivada del conjunto de derechos y deberes que supone el ejercicio de una
magistratura o función pública y que le son característicos.
A menudo la
potestas
se concreta en un derecho (así,
ius edicendi
o de edicto que obliga a los
ciudadanos,
ius coercendi
=
coercitio, ius multae dictionis
, etc.) o en unas obligaciones para
cuyo cumplimiento se dispone de facultades (p. ej., la
cura morum
de los censores). Los
conflictos entre distintas
potestates
se resuelven, como los del
imperium
, acudiendo al
principio de la
par maiorve potestas
5
Tito Livio, Ab Urbe Condita. II, 1