Página 7 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 183
sacrificar a los dioses, la posesión de libros prohibidos o la práctica de la
magia.
El odio de la plebe romana llegó a ser tal que muchos incluso se
cebaron con los cadáveres cristianos, arrojándolos a los perros y dejándolos
expuestos durante seis días al público.
26
Cipriano concibió la persecución como un problema interno del
cristianismo, y el medio utilizado por Dios para castigar a sus fieles.
27
El
martirio se convirtió en la única forma de volver al camino correcto, pasando a
considerarse un símbolo de triunfo frente a la muerte.
28
El cristiano utilizó
armas como el rezo, el evangelio o la disciplina para hacer frente a las
persecuciones.
29
Se generaron numerosos casos de hombres que decidieron renunciar
a su fe, pudiendo clasificarlos en función de sus delitos en: los que realizaron
sacrificios a las divinidades paganas;
sacrificati
, los que realizaron ofrendas
de granos de incienso sobre el altar de una divinidad;
thurificati
, y los que se
hicieron con certificados o pasaron a apuntarse en listas para dejar reflejado
que habían hecho los sacrificios;
libellaticos
.
30
Todos estos miembros pasaron
a ser considerados por la iglesia como lapsos o caídos, siendo obligados a
realizar una penitencia si querían regresar de nuevo a la comunidad.
31
Los
26
Fernández Ubiña 2017: 107.
27
Novas Castro 1995: 183.
28
Ibídem, 185.
29
Ibídem, 187.
30
Cipriano de Cartago,
Epístola XV
.
31
Cipriano de Cartago,
Epístola XV, XVI y XVIII
.