Página 7 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Benedicto Cuervo Alvarez, 2017
192
la prohibición del Partido Social Demócrata de Alemania y a las acciones
relacionadas de los nazis a fines de junio. En el verano de 1933, había más de
26.000 prisioneros en el sistema de campos, principalmente hombres ya que
las mujeres eran la excepción en ese momento. Además de izquierdistas,
encerraron a muchos burgueses, políticos conservadores y representantes de
la República de Weimar, como así también Testigos de Jehová, miembros del
clero, demócratas de todo el espectro político, pacifistas, intelectuales e incluso
a algunos seguidores del Partido Nazi, y homosexuales.
La vida cotidiana en el campo se caracterizaba por las condiciones de
vida inadecuadas, una rutina diaria estrictamente estipulada, trabajo forzado
exhaustivo y disciplina militar excesiva, además de la humillación y el terror que
los guardias ejercían sobre los prisioneros. A diferencia de los campos de
concentración posteriores, los reclusos de esta primera etapa podían obtener la
liberación luego de algunos meses. Así, a pesar de los estallidos de violencia y
casos aislados de asesinatos, tiempo después los campos pasaron de ser
instrumentos de persecución a lugares construidos intencionalmente bajo
condiciones de vida aterradoras y que apuntaban a exterminar grupos
específicos (especialmente judíos). Estos primeros años de existencia de los
campos de concentración nazi sería la “etapa experimental” de 1933/ 1934 y se
podrían considerar como un ensayo general para la creciente radicalización del
sistema de campos, que terminó con asesinatos masivos en los campos de
exterminio
4
.
4
holocaustmusic.ort.org/es/es/places/camps/