Página 8 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Mario Lorente, 2019
P á g i n a
| 184
que por circunstancias no fueron obligados a sacrificar y no tuvieron que
renunciar a su fe Cipriano los denominó
consistentes
, puesto que se trataban
de “mártires en potencia”.
32
Los presbíteros Novato y Felicísmo se mostraron muy contrarios a la
propuesta de Cipriano de una penitencia dura contra los renegados de la fe,
optando más por una vía más leve, lo que llevó a Cipriano a excomulgarlos.
33
Posteriormente, Novato propuso en el 252 a Fortunato como obispo de
Cartago, lo que molestó a Cipriano, puesto que tenía una mala relación con
Fortunato.
34
Cipriano cambiaría de parecer en el concilio del año 251,
eliminando la penitencia pública entre los libeláticos.
En ese mismo año se produjo la elección como Papa de Cornelio.
Novaciano, el otro candidato, se hizo investir Papa con la ayuda de unos
obispos
35
, lo que hizo que la sede pontificia estuviese ocupada por dos Papas
ese año. Cipriano se mostró a favor de Cornelio, por lo que hizo expulsar a
todos los emisarios de Cartago que apoyasen a Novaciano.
36
Finalmente,
Novaciano fue expulsado de la iglesia al ser excomulgado en un sínodo.
Al año siguiente, en el 252, se produjo una dura epidemia, en la que
tuvieron lugar un gran número de muertes, y en la que Cipriano apeló a favor
de la misericordia y la caridad cristiana, publicando obras como
Ad
Demetrianum
o
De Mortalitate
.
32
Fernández Ubiña 2017: 112.
33
Cipriano de Cartago,
De Lapsis
.
34
García Sanchidrián 1998: 24.
35
Eusebio,
Historia eclesiástica
. VI, 43, 8-9.
36
Cipriano de Cartago,
Epístola XLIV
.