Página 12 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
242
24 DE JUNIO DE 1542, 475 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL
MÍSTICO SAN JUAN DE LA CRUZ.
En este año se cumple el cuatrocientos setenta y cinco
aniversario del nacimiento de Juan de Yepes (San Juan de la Cruz). El
nacimiento de un maestro espiritual, de un hombre más espíritu que materia,
de un espíritu libre.
Nace en Fontiveros (Ávila). Su padre, Gonzalo, fue un pobre
tejedor que murió de inanición a poco del nacimiento de Juan (1542) (época de
miseria, malas cosechas, hambre, sufrimiento y muertes prematuras). Su
madre, Catalina Álvarez, viuda, tomó la decisión, para lograr la supervivencia
de la familia, de trasladarse a Medina del Campo, ciudad donde había más
probabilidades de atención a la caterva de pobres de la zona. Juan, gracias a
su condición de hijo de viuda pobre, logró sobrevivir, aunque en condiciones
miserables, y educarse. Aprendió las primeras letras en el colegio que los
Doctrinos habían abierto recientemente y que en realidad era más un internado
o reformatorio para niños huérfanos abocados a la delincuencia. De este asilo
sólo se permitía la salida a los acogidos para pordiosear, asistir a entierros,
servir en la iglesia y convento cercanos de la Magdalena, todo ello para obtener
ayudas para el colegio de acuerdo con las duras condiciones impuestas por el
“protector” del refugio, el banquero Rodrigo de Dueñas. De aquí pasó al
hospital de la Concepción, un hospital destinado a la curación de bubas
(inflamación de un nódulo linfático producido por infecciones como la peste
bubónica, la gonorrea, la tuberculosis, el chancro o la sífilis), en Medina del
Campo. Además del cuidado de los enfermos pedía limosna por las calles para
recabar ayuda para el mismo, a la vez que estudiaba en el colegio de la
Compañía de Jesús (1559-1563). En él aprendió gramática castellana, latina,
retórica, humanidades y conoció las obras de poetas como Boscán y Garcilaso.
Acabados los estudios y ya fraile carmelita, pasó a la universidad
de Salamanca (1564-1568) donde ganó los tres cursos de Artes y Filosofía,
pero no terminó los de Teología, aunque sí realizó el primero.