Página 21 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
251
una etapa de angustia vital y de preocupación por el devenir histórico de
Hispanoamérica que se revela en “Cantos de vida y esperanza”. Por primera
vez en su historia, los países de América del sur lograban a comienzos del
siglo XX su independencia política y literaria, logrando traspasar ésta sus
fronteras y penetrar en las de Europa. Otras de sus composiciones que
merecen ser aludidas son “El canto errante”, “Poema del otoño y otros poemas”
y “Canto a la Argentina”.
Tuvo una vida muy agitada, dolorida y atormentada. El ambiente
familiar se basaba en la mentira, el disimulo, la apariencia y el engaño. Tras la
huida de su madre del hogar familiar, Rubén fue acogido por unos tíos,
hermanos de su madre. Fue precoz en saber leer y en componer poemas. Ya a
sus catorce años consumó su primera obra. Sus estudios con los jesuitas no le
dejaron buena huella, lo que denota en diversos poemas en los que los satiriza
y veja.
En 1882 se hallaba en El Salvador, donde obtuvo la protección del
Presidente de la República. Sus ambiciones burguesas le llevaron a Chile,
donde a pesar de su mísera condición económica se relacionó con el hijo del
Presidente de la nación y con el círculo de amistades de este. Su obra de esta
época, “Abrojos”, nos describe su penoso estado de ánimo. De 1888 es su obra
“Azul”, su primer gran éxito literario, alabado en España por Juan Valera.
Encontró estabilidad y una época de felicidad cuando contrajo
matrimonio con Rafaela Contreras, mujer culta y amante de la Literatura.
Tuvieron un hijo que nació en Costa Rica el 11 de noviembre de 1891 –país
donde se había trasladado el matrimonio buscando refugio entre los allegados
que en él tenía Rafaela y en el que vivieron estrechamente de colaboraciones
en periódicos–. Pasaron a Guatemala intentando mejorar de fortuna y estando
allí, al año siguiente fue nombrado por el gobierno de su patria miembro de la
Delegación que había de representar a Nicaragua en los eventos con que se
iba a conmemorar en España el cuarto centenario del descubrimiento de
América por Colón. Desembarcó en La Coruña el 1 de agosto. Venía precedido