Página 21 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2018
P á g i n a
| 220
Orden de Isabel la Católica y nombrado Caballero de la Orden del Toisón de
Oro
A raíz de sus éxitos militares se implicó en política (hecho considerado
normal entre los militares españoles), dentro de las filas progresistas,
ideología que le llevó a chocar con la política conservadora auspiciada por la
regente María Cristina. Presidente del Consejo de Ministros presionó para
que esta renunciara a la regencia y ser él el elegido para este cargo (1841-
43). La política interior desarrollada durante su mandato le granjeó la enemiga
de las Cortes y de sus compañeros militares, lo que precipitó su caída y su
huida a Inglaterra, propiciada por un levantamiento cívico-militar encabezado
por los generales Narváez y Serrano. A la vez se declaraba, a los trece años,
mayor de edad a Isabel II en octubre de 1843, con la intención de que esta
medida calmase la vida política española.
Restituido en sus honores por la corona, regresó a España en 1848 y,
aunque su pretensión era permanecer alejado de la política activa –por lo que
refugió en Logroño–se vio involucrado en ella tras la nueva revolución de
1854 que le llevó a la Presidencia del Gobierno. Tras el denominado “Bienio
Progresista” de 1854-56 propiciado por una nueva conjura militar (la
Vicalvarada) –en este caso encabezada por el general O´Donnell–, fue
expulsado del poder y se instauró en España una nueva etapa conservadora.
Espartero se retiró a Logroño, donde doce años más tarde conoció el
destronamiento de Isabel II (1868) y la oferta del general Prim de ser rey
constitucional de España, oferta que rechazó. El nuevo monarca, Amadeo de
Saboya le nombró “Príncipe de Vergara” y le concedió el tratamiento de
“Alteza real”.
Murió en Logroño el 8 de enero de 1879, a los 85 años de edad.