Página 25 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2018
P á g i n a
| 224
Sus teorías sociales, económicas y políticas, universalmente conocidas
como “marxismo”, sostienen que la humanidad se ha desarrollado a través de
un enfrentamiento entre clases sociales diferentes (poseedores del capital y
de la producción contra las trabajadoras o proletariado; explotadores frente a
explotados) y que el capitalismo sólo se ha preocupado de su propio
beneficio, aprovechándose de la plusvalía que genera la mano de obra de los
asalariados. Este sistema económico sólo acabaría cuando se produjeran
unas tensiones sociales internas, producidas por la dialéctica, que causaran
una revolución en la que el proletariado instaurase uno nuevo por medio de lo
que él llamaba “dictadura del proletariado”, en el que esta nueva clase obrera
dictaría las nuevas leyes socioeconómicas por las que debían regirse las
sociedades. Bien entendido que esta “dictadura”, ejercida en principio por el
Estado con la nacionalización de los medios de producción, sería transitoria,
pues finalizada esta etapa, se pasaría a la fase comunista, donde habrían
desaparecido las contradicciones de clase.
En 1864 Marx se implicó intensamente en la “Asociación Internacional
de Trabajadores” o “Primera Internacional” donde llegó a convertirse en el
presidente de su Consejo General. Durante el tiempo que estuvo vigente esta
“asociación” se produjo en Francia la revolución de la “Comuna de París
(1871) a la que Marx apoyó con su panfleto
La guerra civil en Francia.
Muy importante en el desarrollo del pensamiento marxista son los
estudios realizados por Marx sobre el Estado, el capital, la propiedad de la
tierra, el trabajo asalariado, el comercio exterior y el mercado mundial, que
posteriormente serían impresos bajo el título de
Grundrisse
. Los asientos en
ellos contenidos pueden considerarse como la base de su obra cumbre:
El
Capital.