Página 3 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
233
viaje colombino hacia las Indias.La intención es profundizar las relaciones entre
Huelva, Andalucía, España y los países sudamericanos, buscando más
espacios de encuentro.
Las consecuencias que aportó este descubrimiento fueron
inmensas y de muy variada índole. Especialmente beneficiada fue España (que
se convirtió en la primera potencia del mundo occidental) aunque también se
enriqueció todo el continente europeo en los aspectos político, económico,
comercial, social, cultural y militar. Las relaciones entre las potencias europeas
se fueron deteriorando y se produjeron cambios en la balanza de poderes. La
enemiga entre ellas se hizo más patente, si cabe con las discordias que las
enfrentaban por cuestiones domésticas, debido a la postura española de
impedir a otros estados que pusieran sus pies en la tierra descubierta y,
esencialmente, el mantener el monopolio del comercio con América. J. Vicens
Vives lo define mejor: “Castilla […] consideró las Indias como patrimonio
exclusivo de la riqueza colectiva” [J. VICENS VIVES, Historia económica de
España, 9ª edición, Barcelona, 1972, p. 288]. Esto trajo como consecuencia el
contrabando, la piratería y el corsario, que tanto daño produjeron a los
convoyes españoles que traían riquezas de América y que obstaculizaban el
comercio intercontinental.
Algunas de las ciudades, las más comerciales del Mediterráneo,
se vieron perjudicadas en sus intereses. El comercio cambió de rumbo, pasó
de la Europa mediterránea a la occidental. Venecia, Amalfi, Pisa, Génova, con
un comercio floreciente y predominante, que detentaban el monopolio del
comercio en el Mare Nostrum, decayeron. Por el contrario, otras como Sevilla,
Lisboa, Londres, Rotterdam…, aumentaron su actividad comercial y su riqueza.
El descubrimiento de las tierras americanas, desconocidas hasta el
momento, constituyó un manantial de riquezas para la metrópoli. De allí se
obtenía oro, plata, maderas (palo Brasil, campeche, caoba, cedro), productos
agrícolas (aceite, azúcar, tabaco…). En la península se aumentó la producción
de tejidos, útiles industriales, construcción de importantes flotas, se enviaron