Página 30 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2020
P á g i n a
| 228
apellido “Becquer” que usó el poeta, se debía al que utilizaba su padre como
pintor, apropiado del de unos antepasados suyos de Flandes, que se
afincaron en Andalucía en el siglo XVI.
Prontamente huérfano de padre y madre, pasó por las manos,
primero de su tío don Juan de Vargas y después de su madrina doña
Manuela Monnehay.
Ya de pequeño se descubre en él su afición literaria que alimenta
con la biblioteca de su madrina y los estudios de latinidad que le costea su tío
Joaquín.
Comparte la idea de marchar a Madrid con sus íntimos amigos
Narciso Campillo y Julio Nombela. Este último será el primero que dé el salto.
A continuación, lo hará Gustavo –con la oposición de su madrina– en 1854,
pero con una pequeña ayuda de su tío Joaquín. Vive en la capital de España
con grandes estrecheces, pero con mucha ilusión. Sobrevive con pequeños y
esporádicos trabajos literarios y colaboraciones en periódicos. Tuvo unos
amigos entrañables que le ayudaron y apoyaron y un gran respaldo en su
patrona en Madrid; pero su gran soporte fue su hermano Valeriano.
Su obra literaria más célebre es la de
Rimas y leyendas
, pero la
más precoz e ilusionadora fue la
Historia de los templos de España.
Muy
íntimas son sus
Cartas desde mi celda
, escritas en su retiro del Monasterio de
Veruela (Zaragoza) donde pasó un año, acompañado de su hermano
Valeriano, recuperándose de una recaída en su enfermedad de tuberculosis,
que le había aparecido en 1857.
Encantadoras son sus rimas, algunas tan tiernas, íntimas y
emotivas como
Tu pupila es azul
, pero sus leyendas son conmovedoras,