Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 237
en diversas guerras que acarrearon con sus fracasos el desprestigio de
Napoleón III y la ruina financiera de Francia, fue la de enfrentarse con Prusia
que, con su pujanza militar, constituía una amenaza para la nación gala. El
pretexto fue el de la persona a designar para la sucesión al trono vacante de
España. La guerra estalló el 15 de julio de 1870, la cual, a lo largo de su
trayectoria tuvo muchos altibajos hasta la rendición de Sedán por Napoleón III
el 2 de septiembre. Este acontecimiento produjo una revolución en París y la
proclamación de la III República francesa el día 4. La guerra continuó y, salvo
algunos pequeños logros franceses y su obstinación heroica por defender
París, los alemanes prosiguieron con sus victorias y, por fin, la capital
francesa se rindió a las tropas prusianas el 28 de enero de 1871.
Alemania impone a Francia el tratado de Francfort por la que esta debe
entregar a Alemania en concepto de indemnización de guerra cinco mil
millones de francos-oro más la Alsacia, parte de Lorena (la de habla alemana)
y la plaza de Metz. Esta victoria trajo consigo la “Confederación alemana”.
Alemania salía fortalecida con la formación de un Estado potente y unificado,
encabezado por el rey de Prusia que fue proclamado emperador de Alemania
por todos los caudillos y príncipes alemanes reunidos en el salón de los
Espejos del Palacio de Versalles. La obra de Bismarck se había consumado.
El estado de guerra fría entre Francia y Alemania conllevaba una
carrera armamentística. Las investigaciones conducían a la fabricación de
nuevo armamento (en especial artillero) más destructivo y ello a procurar que
el enemigo no tuviera acceso a los nuevos descubrimientos. La actividad de
contraespionaje se desarrolló profusamente a finales del siglo, intentando, a
la vez, obtener información del enemigo e intoxicarle con falsas revelaciones.
Este ambiente nacionalista con idea de revancha, al que se unía un
antijudaismo asentado en la sociedad burguesa conservadora de Francia –