Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2020
P á g i n a
| 229
sutiles, misteriosas, penetrantes, refinadas, ingeniosas, emocionantes.
Algunas verdaderamente terroríficas y conectadas con carácter religioso
como
La cruz del diablo; El monte de las Ánimas; Los ojos verdes; Maese
Pérez el organista; El Miserere; La corza blanca.
En muchas de ellas el autor se hace presente en el lugar del
relato y se involucra en él. Es muy posible que visitase los parajes descritos.
En
La cruz de diablo,
el valle pirenaico del Segre; en
El monte de las ánimas
,
el monte de dicho nombre en Soria; en
Los ojos verdes
, los alrededores de
esta última ciudad; en
Maese Pérez el organista
, la iglesia de santa Inés, en
Sevilla; en
El Miserere
, la abadía de Fitero; en
La corza blanca
, los bosques
sorianos de Beratón.
El poeta pasó muchas temporadas en Toledo junto a su hermano
Valeriano. Este tenía una casita hacia la mitad de la calle de San Ildefonso,
entre la plaza de las Capuchinas y la de Santo Domingo el Antiguo o de Silos
y allí, al cobijo de un laurel en el pequeño patio, elaboraba sus leyendas
después de haber paseado por las callejuelas estrechas, tortuosas, oscuras
(en las que el silencio se hace música celestial), por los callejones, rincones y
cobertizos de la Imperial ciudad y haberse imbuido de su espíritu misterioso,
subyugante, mágico, romántico, donde se mezcla la realidad con la fantasía.
Podemos imaginarnos sus recorridos para inspirarse y escribir sus
leyendas toledanas: Para
El Cristo de la Calavera
: iniciaría su caminar en el
alcázar, bajaría a la plaza de Zocodover y a través de los soportales
alcanzaría la de la Magdalena; tomaría la calle de las Tornerías, llegaría a la
plaza Mayor y dejando atrás la Posada de la Hermandad, doblaría a la
izquierda y se introduciría por la calle del Locum, arribaría a la plaza de la
Cabeza, donde sobre una de las paredes de una vivienda había un crucifijo