Página 33 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
263
que intentaba entrar en Portugal huyendo. Ese reloj se lo había regalado
Vicente Aleixandre como obsequio de su boda con Josefina Manresa. La
policía salazarista le entrega a España en el paso fronterizo de Rosal de la
Frontera (Huelva), donde se le detiene por “indocumentado y sospechoso”. Un
guardia, paisano de Miguel, le identifica y es encerrado en la cárcel de Rosal,
donde es apaleado y vejado. De allí pasa a la de la capital (Huelva), desde la
que el comisario jefe del “Servicio de Depuración de Detenidos Gubernativos”
escribe un informe detallando las revistas comunistas en las que había
participado: “Al Ataque” (editada por el primer batallón móvil de Madrid; “El
Mono Azul” (publicada por la Alianza de escritores de Madrid): “Lucha”
(periódico de Valencia); “Comisario” (revista) y “Occidente” (revista), entre
otras.
En los actos celebrados en 1990, en recuerdo del poeta, se inauguró un
monumento en Vila Verde de Ficalho en su memoria y la cárcel de Rosal pasó
a ser casa de cultura con el nombre del escritor. Hechos que vinieron a rendir
al hombre y al poeta el honor y la notoriedad que se le había negado durante
los años franquistas y hasta se había, primero impedido y más tarde
obstaculizado, el rendirle un humilde homenaje visitando su tumba.
Nacido en Orihuela (Alicante) el 30 de octubre de 1910 y muerto
el 28 de marzo de 1942 (más bien diremos se le dejó morir) en la cárcel de
Alicante –a donde había sido trasladado después de permanecer encarcelado
en la prisión “Torrijos” de Madrid,en la que escribió las emotivas “Nanas de la
cebolla”–, a los 31 años de edad enfermo de tuberculosis pulmonar. Su vida no
fue fácil. Desde su más tierna infancia hubo de trabajar de cabrero y soportar
los malos tratos de su padre. Pasó hambre y penalidades, pero nunca le
abandonó su “codicia” por la lectura. Para ello contó con la colaboración de don
Luis Almarcha, –por entonces vicario de Orihuela y más tarde obispo de León–,
que le dejaba sumergirse en su biblioteca, donde abundaban los clásicos
españoles.