Página 35 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
265
Empezó a publicar algunos artículos en diversos periódicos.
Marcha a Granada en 1893 y después a Salamanca, en busca de una manera
más fácil de aprobar la carrera iniciada en Valencia; pero vuelve a esta ciudad
levantina sin conseguirlo. A finales de 1896 se instala en Madrid. Colabora con
diversos artículos en el periódico “El País”, que dirigía Lerroux (anteriormente
había participado en “El Pueblo”, de Blasco Ibáñez) y posteriormente en otras
diversas publicaciones: “El Progreso”, “El Globo”, “ABC” “España” (donde
comienza a utilizar el seudónimo Azorin), “El Imparcial”.
Además de las obras señaladas anteriormente que aparecen en 1902 la
primera y al año siguiente la segunda, en 1904 le editan “Las confesiones de
un pequeño filósofo”,un año después “Los Pueblos” y “La ruta de don Quijote”.
Durante este período de tiempo entabla amistad con Pío Baroja, Valle Inclán,
Ramiro Maeztu. Hacia 1905 cambia su orientación política, de ser un
revolucionario, iconoclasta, anarquista y libertario pasa a tener un talante
conservador. En ese año es elegido diputado de la mano de don Antonio
Maura. Continuó como congresista durante cuatro legislaturas más, la última
militando en el partido de Juan de la Cierva y Peñafiel. A pesar de este período
político (aunque en verdad participó poquísimo en las actividades legislativas),
tuvo una gran época creadora. Entre las diferentes obras que fueron
apareciendo entre 1909 y 1922 destacaremos “España (hombres y paisajes)”,
“Lecturas españolas”, “Castilla”, “Clásicos y modernos”, “Al margen de los
clásicos”, “El paisaje de España”, “Don Juan”… Su labor docta e investigadora
es reconocida por la intelectualidad española en 1913, quien le rinde un
homenaje en los jardines de Aranjuez, organizado por Ortega y Gasset y en la
que participó Juan Ramón Jiménez. Recibió más homenajes a lo largo de su
vida (quizás sea el literato más homenajeado, en vida, de la Historia de
España): en el café Pombo (1925), en Monóvar (1927), en el hotel Nacional, de
Madrid (1930), uno nacional de la prensa española en su nonagésimo
aniversario (1963), en Yecla, en el Instituto francés de Madrid. En 1946 se le