Página 36 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 242
En marzo de 1915 había que votar el presupuesto del Estado.
Treinta diputados socialdemócratas votaron en su contra y en diciembre
veinte diputados socialistas no sólo se abstuvieron, sino que votaron contra la
guerra. A tal punto llegaron los desencuentros en el interior del partido que en
1917 los miembros disidentes fueron expulsados, lo que dio ocasión a la
creación de uno nuevo, que se denominó Partido Socialdemócrata
Independiente de Alemania (USPD). Con ello quedó dividido el movimiento
obrero alemán.
Al nuevo partido se adhirieron todos aquellos que estaban en
contra de la guerra, en especial los que pertenecían al grupo de Rosa
Luxemburg. Este grupo no sólo quería acabar con la guerra, sino derrocar a
la monarquía de los Hohenzollern. La colaboración entre Rosa Luxemburg
con Karl Liebknecht, Clara Zetkin y Franz Mehring se había iniciado en 1915
con la edición de un periódico que titularon “Internacional”, con línea opuesta
totalmente al nacionalismo. El grupo, que inicialmente se llamó como la
cabecera del periódico, pasó a conocerse como “Grupo Espartaco”, con
motivo de la publicación en 1916 de las “Cartas de Spartakus”, en honor el
gladiador romano que se alzó contra el poder de Roma.
Tras la revolución rusa y el derrumbamiento del Imperio de los
Hohenzollern, los espartaquistas, junto a otros grupos radicales de izquierda,
constituyeron el Partido Comunista de Alemania (KPD) el 9 de noviembre de
1918, el cual en 1919 pasó a ser miembro fundador de la Internacional
Comunista.
Un momento esencial fue cuando los miembros socialdemócratas
del Gobierno estuvieron dispuestos a aliarse con el ejército para desarmar a
los obreros revolucionarios berlineses. A esto se unió la expulsión de los
miembros del UPSD del Consejo de Representantes del Pueblo y la