Página 37 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 243
destitución del jefe superior de Policía de Berlín, (miembro del USPD). Ese
conjunto de acontecimientos dio motivo a unas grandes manifestaciones de
los trabajadores berlineses, que llegaron a ocupar los edificios donde residían
las redacciones de los periódicos más importantes del país. Esta actividad
espontánea de los trabajadores llevó a Liebknecht y Ledebour a intentar
hacerse con el poder gubernamental. El Gobierno socialdemócrata aprovechó
para acusar al grupo espartaquista de conspiración y encargó a las tropas del
ejército que reprimieran y aplastaran sangrientamente el movimiento obrero.
Con esta disposición el SPD quedó prisionero de los militares
para conservar el poder y, por otra parte se vio aislado y abandonado de los
demás partidos de trabajadores, que le dieron la espalda. Este abismo abierto
en la izquierda se vio agrandado a partir del 15 de enero de 1919, como
consecuencia del asesinato, tolerado oficialmente, de Rosa Luxemburg y Karl
Liebknecht, llevado a cabo por las tropas del gobierno. Desde entonces, los
comunistas calificaron de cómplices de asesinato al SPD y la distancia
ideológica entre socialdemócratas y comunistas se hizo cada vez más
profunda y fiera.
2 de marzo: se inaugura en Moscú el primer Congreso de la
Internacional Comunista (Komintern) y comienza la Tercera
Internacional Comunista.
El cambio social y político en Rusia se venía gestando desde
finales del siglo XIX. Las distintas visiones, tácticas y objetivos para la
implantación del socialismo venían siendo discutidos con intensidad, mientras
una ola de huelgas se extendió por todo el sur del país en 1902-1903. En el II
Congreso del Partido Socialdemócrata y del Trabajo de Rusia (1903), ya se