Página 38 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XIX, 33, (2019). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2019
P á g i n a
| 244
pudo comprobar cómo el marxismo iba ganando terreno e influencia entre las
clases obreras, al dividirse sus miembros en mencheviques (que defendían
que debía organizarse como un partido democrático de masas al estilo
europeo) y bolcheviques (partidarios de un partido de cuadros selectos)
después de unas intensas discusiones.
Aunque en un principio, todos los líderes socialdemócratas se
hallaban de acuerdo que en Rusia primero debía hacerse una revolución de
tipo burgués, pronto de dibujaron dos bandos en cuanto a las tácticas a seguir
y que se correspondían a las dos facciones surgidas en el seno del partido en
1903. Los mencheviques querían enlazar el movimiento obrero con el resto
de la oposición zarista, a la vez que iniciar un ejercicio de educación de los
trabajadores para que fuesen capaces de una acción política independiente.
Los bolcheviques disentían de este planteamiento, opinaban que lo más
importante era disponer de una organización fuertemente disciplinada que
pudiera conducir al pueblo en su lucha contra el zarismo. En definitiva los
mencheviques deseaban una revolución incruenta y democrática mientras los
bolcheviques querían instruir a las masas en los métodos de lucha para
iniciar, en su día, un alzamiento armado.
La revolución estalló en 1905 de modo espontáneo, es decir, sin la
participación ni de mencheviques ni de bolcheviques. La causa directa se
debió a una manifestación dirigida por el pope Gapon (que había fundado una
Asamblea de Obreros de la Industria) en San Petersburgo ante el Palacio de
Invierno el 9 de enero de 1905. Los obreros que se manifestaban fueron
objeto de una brutal represión por parte de las tropas del Gobierno, que
produjeron una inicua matanza en el denominado “domingo sangriento”. Se
suceden las insurrecciones de la marinería del Potemkin, del San Jorge y del
Kronstad, así como numerosas huelgas por todo el país. Consecuencia