Página 40 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2018
P á g i n a
| 239
occidental. Se calcula que se sumaron a la huelga diez millones de
ciudadanos, entre ellos los trabajadores de la radio y televisión estatal,
dejando a Francia sin noticias.
Charles de Gaulle y su gobierno se vieron profundamente
comprometidos y acorralados, pensando en que se produciría una
“revolución” con un asalto al poder (el gobierno llegó a declarar en París el
estado de sitio); sin embargo y, aunque esta idea nunca había pasado por la
mente de los agitadores, obligó al general a convocar elecciones anticipadas,
las cuales se celebraron el 23 y 30 de junio. En estas elecciones se produce
un vuelco y en la segunda vuelta ganan por abrumadora mayoría los partidos
de derecha.
No obstante la revuelta tuvo verdaderas consecuencias: Georges
Pompidou renuncia como primer ministro el 10 de julio, al que sustituye
Maurice Couve de Murville y al año siguiente Charles de Gaulle, quiso que los
franceses se pronunciaran sobre su persona y convocó un referéndum el 27
de abril para que los votantes decidieran si continuaba o no como Presidente.
Se llevó un fuerte varapalo. Más de doce millones de franceses le reprobaron
frente a unos diez millones novecientos mil que votaron a su favor.
Estas protestas, iniciadas en Francia se extendieron por todo el
mundo. Especialmente virulenta y con consecuencias funestas, fue la
ocurrida en Méjico, en la plaza de Las Tres Culturas de Tlatelolco, en la que
se produjo una gran tragedia con cientos de muertos, masacrados por las
Fuerzas Armadas. En otro lugar donde las ideas de libertad llegaron fue a
Checoslovaquia, donde se produjo la llamada “Primavera de Praga” de la
mano de Alexander Dubcek, dirigente que llegó al poder en enero de 1968,
que pretendía una brisa de libertad ante las normas estrictas del régimen