Página 41 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2020
P á g i n a
| 239
El pontificado de Juan Pablo II fue muy controvertido. Aunque era
el obispo más joven del Concilio Vaticano II, su pensamiento conservador le
llevó a oponerse a las grandes reformas modernizadoras que se proponían,
denunciar la Teología de la Liberación y reemplazar a los teólogos de la
liberación por clérigos dóciles y sumisos a las autoridades eclesiásticas de
Roma. Por eso se sentía más cómodo con los movimientos católicos e
instituciones religiosas que mantenían esta manera de pensar (léase Opus
Dei o Legionarios de Cristo) y no conectó nunca con los obispos ni con las
comunidades de creyentes que defendían la “Teología de la Liberación” fruto
del Vaticano II. Por el contrario, permitió que la Iglesia quedase en manos de
la obsoleta y férrea Curia romana.
No obstante, y para ser ecuánimes, es cierto que en cuanto a los
sufrimientos que la Iglesia pudo haber causado con anterioridad a individuos
o pueblos, Juan Pablo II pidió perdón varias veces, por los errores y crímenes
que había cometido a lo largo de la historia (persecuciones a científicos,
crueldades de la Inquisición, guerras de religión, matanzas de adversarios,
violación de derechos humanos...), incluso llegó a rehabilitar a Galileo.
Defendió la dignidad humana, condenó expresamente la tortura, la falta de
libertad, el terrorismo, los totalitarismos (encíclica
Redemptor Hominis
).
Arremetió contra el liberalismo y el colectivismo y consideró el trabajo y no la
propiedad como el instrumento del que el hombre debe servirse para dominar
la tierra y así cumplir el mandato divino (encíclica
Laborem
Exercens
). Se
preocupó de la miseria de los que sufren y volvió a rechazar tanto el
capitalismo liberalista como el colectivismo marxista (encíclica
Sollicitudo Rei
Socialis
). Consideró al capitalismo tan ateo y materialista como al marxismo y
sólo legitimó la propiedad si tiene una dimensión social (encíclica
Centesimus
Annus
). Invitó a los responsables de otras iglesias a un diálogo sobre la