Página 5 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos Vaquero, 2017
235
6 DE MARZO DE 1492, 525 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL
HUMANISTA Y FILÓSOFO JOAN LLUÍS VIVES
El humanista y filósofo Joan Lluis Vives nace en Valencia el 6 de
marzo del año del descubrimiento de América en el seno de una familia
acomodada de origen judío dedicada al comercio. Aunque convertidos al
cristianismo para evitar su deportación y proteger sus propiedades, lo cierto es
que seguían practicando el judaísmo de manera encubierta y reservada.
Descubiertos en su “infamia” fueron masacrados por la Inquisición.
A los 15 años empezó a estudiar en la Universidad de Valencia,
pero su padre, ante el cariz que iba teniendo el proceso inquisitorial contra la
familia, decidió enviarle a París (uno de los muchos exiliados que este país ha
producido por no adecuarse a las ideas y creencias del régimen absoluto o
dictatorial histórico), donde continuó sus estudios en la Universidad de la
Sorbona. Alcanzado el grado de doctor, se trasladó a Brujas al amparo de unas
familias hebreas de origen valenciano, mercaderes amigos de sus padres. Allí
conocería a Margarida Valldaura, con la que se casaría en 1524. Rechazó la
cátedra que se le ofreció en Alcalá de Henares tras la muerte de Nebrija en
1522. Con el inmenso dolor de la noticia de que su padre había sido
condenado y quemado vivo y su madre desenterrada y quemados sus huesos,
se trasladó a Inglaterra, donde fue protegido por el cardenal Wolsey. Trabaría
amistad con Tomás Moro y con la reina Catalina de Aragón, esposa de Enrique
VIII. Unos años después, en los que impartió enseñanza en Oxford, volvería a
Bélgica, atraído por el mundo cultural humanístico que se irradiaba en Lovaina
donde destacaba la figura de Erasmo de Rotterdam, del que sería un
excepcional discípulo. Aquí se enteraría de la condena a muerte de su amigo
Tomás Moro por oponerse a la pretensión político-matrimonial de Enrique VIII.
Llamado por la reina Catalina para que ejerciera de profesor de
latín de su hija María Tudor, volvió a Inglaterra donde trató de mediar en el
conflicto real; pero su conducta e intervenciones no fueron del agrado de
ninguna de las partes, por lo que tuvo que abandonar Inglaterra. Volvió