Page 6 - Artículo 7
P. 6

Año XXII, Número 39, enero 2022
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                    archipiélago de las Filipinas, Magallanes desembarcó el año 1521 y allí murió
                    en lucha con los indígenas. El capitán de la nao Victoria, el guipuzcoano Juan

                    Sebastián Elcano, logra hacerse con el mando de lo que quedaba de la flota,

                    dos naves (la de su mando y la Trinidad) después de deshacerse de la nao
                    Concepción por no estar en disposición de navegar. A finales de 1521 arriban

                    a las Molucas, donde cargan una importante cantidad de especias. Impedida
                    de  navegar  la  nao  Trinidad,  los  supervivientes,  a  las  órdenes  de  Elcano,

                    continúan  el  viaje  de  regreso  a  España  con  sólo  la  nao  Victoria.  Cruzan  el
                    Índico lo más al sur posible para evitar enfrentamientos con los portugueses y

                    no violar el tratado de Tordesillas, padeciendo hambre, sed y enfermedades

                    al no poder desembarcar en ningún puerto portugués por orden del rey Juan.


                                Elcano, alejándose de la costa africana, dobla el cabo de Buena
                    Esperanza  el  19  de  mayo  de  1522  y  emprende  la  travesía  del  Atlántico

                    sabiendo  que  no  puede  encontrar  ayuda  ninguna  en  los  enclaves

                    portugueses. La travesía es penosa. De nuevo hambre, sed y enfermedades.
                    El  escorbuto  se  ceba  en  la  tripulación  superviviente,  pero  Elcano  logra

                    mantener  la  moral  de  sus  hombres.  No  sólo  tiene  que  luchar  con  esas
                    adversidades,  sino  que  a  ellas  se  une  una  enorme  tormenta  que  desvía  el

                    rumbo de la embarcación hacia las islas portuguesas de las Azores. Por fin, el
                    6  de  septiembre  de  1522,  entraba  en  el  puerto  de  donde  partió  el  20  del

                    mismo  mes  de  1519.  El  viaje  había  durado  tres  años  menos  catorce  días.

                    Volvieron dieciocho hombres: trece españoles, tres italianos, un portugués y
                    un alemán.


                                Gracias a este accidentado viaje se descubrió un paso entre los

                    océanos  Atlántico  y  Pacífico,  se  demostró  la  esfericidad  de  la  Tierra,  y  se

                    trajeron  unas  bodegas  cargadas  de  especias,  que  fue,  en  un  principio,  el
                    motivo de la expedición.









                             Historia Digital, XXII, 39, (2022). ISSN 1695-6214 © Ángel Santos, 2022                   P á g i n a  | 334
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11