Página 4 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Historia Digital, 2018
P á g i n a
| 4
En España, la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español es el
colofón de los anteriores intentos por proteger nuestro rico patrimonio.
Haciendo un rápido recorrido jurídico, en 1738 se funda la Real Academia de la
Historia y en 1777 Carlos III funda la Real Academia de Bellas Artes que tendrá
como fines, entre otros, la protección del patrimonio artístico. Con la Real
Cédula de 6 de junio de 1803, se atribuiría a la RAH funciones para la
inspección de los monumentos que se descubriesen en España. Podemos
considerar esta Real Cédula de Carlos IV la primera legislación que protegerá
el patrimonio; su principal valedor fue el ministro ilustrado y afrancesado
Mariano Luis de Urquijo, quien preocupado por los continuos saqueos a
yacimientos, encargo un estudio a la RAH.
La Real Orden de 14 de septiembre de 1850, también se convirtió en
una medida de protección del Patrimonio ya que exigía que la comisión Central
de Monumentos supervisase cualquier intento de derribo de estructuras con
“mérito artístico”.
Asimismo, la Ley de 7 de julio de 1911 daba un paso más allá y regulaba
las excavaciones arqueológicas. El decreto Ley de 7 de agosto de 1926 incluía
en el mismo la denominación de patrimonio y el concepto de Tesoro Artístico
Nacional. Este sentido de protección del patrimonio también se incluyó en la
Constitución de 1931 (artículo 45).
La legislación franquista también recogió la protección del Patrimonio
histórico: si bien la Ley de Régimen Local de 1955 traspasaba la
responsabilidad, a los municipios para proteger su propio Patrimonio Histórico,
El Decreto 287/1960 de 18 de febrero reorganizó las zonas de defensa del
Patrimonio Artístico Nacional y en 1963 el Decreto 1864/1963 reafirmaba la Ley
de Régimen Local creando la figura del “monumento provincial o local”. La
Orden de 13 de mayo de 1969 reorganizaba la Comisaría General del
Patrimonio Artístico Nacional y en 1971 el Decreto 798/1971 de 3 de abril